Yo nací aquí en el 23

Posted on

chavezLos orígenes del 23 de Enero están llenos de resistencia popular. El pueblo venezolano y parte de las Fuerzas Armadas se unieron el 23 de Enero de 1958 para derrocar la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y, tras poner fin a este sistema represivo y criminal, habitantes de la urbanización 2 de Diciembre intervinieron en resguardo de sus intereses autóctonos: nacía el 23 de Enero.

En el campo de batalla reaparece la adversidad, y el pueblo se levantó nuevamente para reclamar sus derechos el 27 de febrero de 1989 con el “Caracazo”. Sus habitantes resistieron ante la máxima de la época: dispara primero y averigua después. Tres años más tarde, el 4 de Febrero de 1992, a esa rebelión de pueblo se le une un importante sector militar, y el Comandante Chávez asumió la necesidad de enfrentarla con decisiones estratégicas desde el Museo Histórico Militar.

“Yo nací aquí, en el 23 de Enero, porque alguien dijo una vez que uno nace y muere varias veces, y aquella madrugada para mí fue una muerte. Moría una forma de vida. Una página o varias páginas. Cuando salí preso había nacido otra vez. Nació Chávez. Soy el mismo, claro, pero en otras circunstancias”, recordó el Líder de la Revolución Bolivariana durante el programa Aló Presidente número 359, transmitido desde el sector Monte Piedad. Así nació y creció el proceso revolucionario, con dos palabras llenas de esperanza y dignidad: “Por ahora”.

Chávez nunca ocultó su inmenso amor por esta parroquia. El 25 de enero de 2004, durante la transmisión del programa Aló Presidente número 179, evocó parte de su juventud por estas calles. “En los bloques jugábamos unas tremendas partidas de chapitas y pelota de goma y en las noches de los sábados las fiestas”, refirió sobre su época de cadete en la Academia Militar.

Su preferencia por el 23 de Enero quedó sellada con su decisión de hacer uso del voto en el liceo Manuel Palacio Fajardo, ubicado en la Zona Central, descartando el colegio Nuestra Señora del Rosario de Baruta, lugar donde ejerció el sufragio en 1998. Una clase magistral en su determinación de construir patria con los más humildes.

FRENTE DE BATALLA Y LUCHA

El 23 de Enero se ha erigido como un símbolo de conciencia política en la capital. Su carácter combativo le ha hecho frente a momentos de incertidumbre desde 1958 hasta el presente, y Chávez no perdía oportunidad para reivindicar su labor en la construcción de la Patria. “23 de Enero. Aquí vive el espíritu rebelde de un pueblo. Espíritu rebelde y eterno. La rebeldía perenne radica y vive en esta montaña, en estos barrios”, destacó el Mandatario durante su visita al sector en 2010, para la transmisión de su programa dominical.

La gracia y bondad del líder llenaban la pantalla cada semana durante su programa de televisión, que también fungía como frente de lucha, y el 23 de Enero fue uno de los referentes obligados en sus transmisiones.

El Observatorio Cajigal fue el escenario en enero de 2002. No pasaría mucho tiempo –el 30 de junio del mismo año– para que escogiera otro emblemático lugar: el Museo Histórico Militar. Chávez también vio en el sector Monte Piedad, el 30 de mayo de 2010, cómo uno de sus proyectos tomaba forma: Barrio Tricolor. Aló Presidente también se vio desde Cristo Rey (2004) y en la Escuela Básica Nacional Flores de Catia (2011).

“¿Por qué estamos en el 23 de Enero? Porque precisamente este gobierno revolucionario está allí, donde está el pueblo”, sostuvo en una de sus alocuciones en el sector, para justificarse ante su evidente cercanía y apego por esta parroquia.

MILITAR DE VENEZUELA

“Hace 40 años que yo llegaba a Caracas. Y le temía a esta giganta. Pero luego Tribilín se hizo cadete de azul y blanco, paseante de fines de semana por Catia, por el 23, por Prado de María, Los Chaguaramos, El Silencio… ¡y comencé a amarte, mi Caracas!”, recordó a través de su cuenta oficial @chavezcandanga a propósito de la fundación de Caracas.

Tras años de intenso trabajo dentro de los cuarteles, concretó el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200) y con él los planes de la época. En 1992, fue el comandante de la Operación Militar Ezequiel Zamora en el Cuartel de la Montaña, que hoy se erige como fortaleza de la Revolución Bolivariana.

Este recinto forma parte de una historia reciente para el mundo. No para Chávez. “Creo que es esa la historia, buena parte de la historia venezolana, como una vez lo decíamos, el Arco de la Federación. ¿Por qué la Federación? Y luego los bloques del 23 de Enero. Hay una secuencia. Allí está condensada a nuestra espalda el alma de la ciudad, el alma de Caracas y arriba el Cuartel de la Montaña, tomando la frase de Neruda, de aquella realidad española. Casi todos los días en la mañana me asomo al balcón del pueblo o por allá por otra ventana, y veo el Cuartel de la Montaña, así lo llamé para mí mismo. Primera vez que lo digo a alguien, que me sale del alma: el Cuartel de la Montaña, porque de ahí vengo, de aquella madrugada. Nunca debo olvidar”, reveló a José Vicente Rangel el 4 de marzo de 2007 en una entrevista desde los jardines de Miraflores.

Chávez gestó la rebelión en ese cuartel el 4 de Febrero de 1992, y regresó, para quedarse, el 15 de marzo de 2013. Su siembra en el Cuartel de la Montaña lleva consigo una simbología: ratificar la lealtad de la parroquia que participó en el alzamiento y que hoy continúa apoyando la construcción del proceso revolucionario. Como bien lo dijo Chávez: “Levantando las auténticas banderas del 23 de Enero, que son las mismas banderas revolucionarias del 4 de febrero de 1992”.

Chávez: hombre hecho pueblo

Chávez reabrió el camino socialista en la parroquia, para muchos. El fervor que despierta está intacto a cuatro años de su siembra. Luis Istúriz, concejal metropolitano de la parroquia, puede calibrar lo que significó el Arañero de Sabaneta para el 23 de Enero. “El Comandante Chávez era nuestro. Era del pueblo. No era un oligarca como siempre nos ha vendido la derecha. Hugo Chávez era un hombre de a pie, igual que nosotros”. Él rememora los primeros contactos de grupos de izquierda del 23 de Enero con Chávez para 1987. “Empezó a hacer su liderazgo con el MBR-200”. También destaca el lugar escogido para su descanso eterno: “Está sembrado en el Cuartel de la Montaña. El legado continúa más allá de su desaparición física. Su legado fue el Plan de la Patria”. Y el 23 de Enero sigue a pie de letra el trabajo político designado con 78 consejos comunales y ocho comunas que representan el Poder Popular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s