Diálogo nacional inicia segunda fase

Posted on

008_img_8129_p

El Gobierno reiteró su disposición al encuentro, a pesar de que la oposición no ha cumplido con los compromisos asumidos

El Gobierno Bolivariano emitió ayer un comunicado donde fija su posición de mantenerse al frente de la mesa de diálogo nacional, como parte de los esfuerzos e iniciativas del presidente de la República, Nicolás Maduro, para preservar la paz del país en el marco del encuentro pacífico y el respeto a la Constitución.

El documento fue leído por el jefe de la Comisión del Diálogo de Paz por el Gobierno Nacional, Jorge Rodríguez, desde las instalaciones del Parque Hugo Chávez, en La Rinconada.

Este oficio se genera, indicó Rodríguez, en respuesta a un escrito presentado por los acompañantes internacionales del diálogo “para dar una segunda etapa a este proceso”.

El documento redactado por los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Leonel Fernández, Martín Torrijos; el secretario general de la Unasur Ernesto Samper; y el nuncio apostólico en representación del papa Francisco, se da tras los encuentros de las comisiones del diálogo entablados entre el Gobierno Bolivariano y distintos voceros de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

El instrumento difundido por el Gobierno Nacional resalta, entre otros aspectos, que, a pesar de que la mayoría del pueblo venezolano apoya el proceso de diálogo por la paz, la oposición no ha enfrentado los compromisos asumidos en esas mesas, e intentó efectuar un golpe de Estado parlamentario al presidente Maduro, continúa el desacato de la Asamblea Nacional, y los llamados a las acciones violentas.

A continuación, el texto íntegro del comunicado.

“La Delegación del Gobierno Bolivariano ante la Mesa de Diálogo por la Paz se dirige al país.

La Revolución Bolivariana conforma el más amplio esfuerzo de diálogo nacional que se haya suscitado en la vida de la República en los últimos 150 años. El proceso de profundas transformaciones sociales, políticas y económicas emprendidas por el Comandante Chávez en la última década del siglo XX comprendió, y aún implica, un esfuerzo de inclusión, discusión fecunda y búsqueda de acuerdos amplios por parte de todos los sectores de la Sociedad Venezolana, principalmente de aquellos, las grandes mayorías del país, que fueron excluidos de la vida política, social y de las riquezas, por décadas de traiciones, engaños y oprobio.

Este amplio proceso de cambios e inclusión ha transcurrido en el esfuerzo complejo de desarrollar nuestra Revolución en paz, apegados de manera estricta a los cánones de la Democracia verdadera y profunda, aquella que otorga el mismo valor, los mismos derechos y exige los mismos deberes, a todos por igual y a través del cauce dibujado por el libro de todos, la primera Constitución de la República aprobada por el pueblo de Venezuela en elecciones libres, nuestra Carta Magna de 1999.

Estas precisiones luce necesario hacerlas en el marco de los esfuerzos que desde el inicio de su mandato ha desplegado el Presidente Nicolás Maduro, primer Presidente Chavista de la historia de Venezuela, para emprender iniciativas de diálogo con la dirigencia opositora venezolana: convocó al diálogo la misma noche de su elección, el candidato perdedor de esos comicios invocó a la violencia y la muerte; en 2014, la dirigencia opositora emprendió un llamado al derrocamiento violento del Gobierno Constitucional, perpetró el cierre de vías y atentados contra ciudadanos indefensos y contra efectivos de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana que cumplían funciones de resguardo del orden público, de las vidas de nuestros compatriotas y de sus bienes: 43 personas resultaron asesinadas en esos actos.

Aún así, nuestro Presidente y su gobierno resguardaron la integridad de la República y la Constitución, en un esfuerzo de sostener la paz y la justicia. También convocó, en el fragor de la violencia homicida de estos irresponsables personeros de la derecha venezolana, a un esfuerzo de diálogo con la oposición que cristalizó en un encuentro de los dirigentes de la Revolución con los voceros de la derecha, se instaló una mesa de diálogo que la oposición abandonó de forma intempestiva poco tiempo después de haber sido iniciada.

Estos antecedentes que exponemos no los hacemos con la intención de señalar el agua derramada, solo busca apuntar alguna razón al desenvolvimiento de los jerarcas de la MUD ante la nueva iniciativa de diálogo de paz hecha por el Presidente Maduro en febrero de 2016. Desde esta fecha, y en medio de una “receta” golpista expuesta de forma pública por el entonces presidente de la Asamblea Nacional, diputado Henry Ramos Allup, se realizaron, y aún se realizan de manera frecuente, decenas de reuniones entre la MUD y el Gobierno Bolivariano, generosamente acompañadas por el Secretario General de Unasur, Ernesto Samper, los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Leonel Fernández y Martín Torrijos, y un enviado especial del papa Francisco, quien, de manera reiterada, ha expresado su amistad con Venezuela y con el proceso de diálogo de paz. El pináculo de esos encuentros ocurrió cuando luego de instalada la plenaria de la Mesa de Diálogo el 30 de octubre, y avanzada la agenda acordada en esa oportunidad, en fechas 11 y 12 de noviembre firmamos 5 puntos de acción con la dirigencia de la MUD, y suscribimos de manera conjunta un documento fundamental para las garantías de paz que anhelamos los venezolanos: la Declaración Conjunta “Convivir en Paz”.

En este “Proceso”, como sabiamente lo denominó el papa Francisco, procedimos a la instalación de las mesas de trabajo, el avance de las comisiones para atender los asuntos relacionados con la guerra económica, la soberanía, la Comisión de la Verdad, justicia y reparación de las víctimas, el reconocimiento institucional y el compromiso por parte de la MUD de acatar las sentencias emanadas del máximo tribunal de la República para corregir el desmantelamiento en que incurrió la directiva de la Asamblea Nacional del ejercicio constitucional de sus funciones.

Lamentablemente, y a pesar de que las inmensas mayorías del pueblo de Venezuela apoyaron y aún apoyan esta mesa de diálogo por la paz, no ha podido la dirigencia de la MUD afrontar y cumplir con valentía los compromisos asumidos. Por el contrario, incurrió en desafueros aún mayores al intentar un “Golpe de Estado Parlamentario” contra el Presidente Constitucional de la República, Nicolás Maduro.

Aun así, y a pesar de que las tensiones y ambiciones internas de esa dirigencia de la derecha venezolana obstaculizan los esfuerzos del diálogo y la paz, a pesar de que existe un núcleo importante de la dirigencia opositora que persiste en su expediente violento como forma de hacer política, y frente a un sector de la población infestado de las campañas de guerra psicológica y siembra de odio, el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, y su Gobierno, insistimos tercamente en la paz, en el trabajo de la Mesa de Diálogo y mantenemos nuestra propuesta de que dirimamos los asuntos que nos competen por la vía del encuentro pacífico y el respeto a la Constitución.

Por eso, saludamos el documento que, de forma activa, reflexiva y generosa, han redactado los acompañantes de la Mesa de Diálogo a los efectos de pasar a “una segunda fase del diálogo a partir del presente” y manifestamos nuestra disposición para trabajar las propuestas esgrimidas, siempre en el marco del respeto de nuestra Constitución y nuestras leyes. En ese sentido, asumimos la orden expresa del Presidente Maduro de que se facilite el proceso, ya avanzado en reuniones privadas, para que la Asamblea Nacional se ponga a derecho, acate las sentencias del Máximo Tribunal de la República, y regularice su situación ante el pueblo y frente a la Constitución.

Cerramos este Comunicado con las palabras expresadas por nuestro Presidente en su programa dominical del 5 de febrero de 2017: “Envío un mensaje de buena voluntad, de compromiso por la paz, hago votos porque las delegaciones de nuestro Gobierno y de la oposición continúen, ahora de forma pública, sus encuentros, que se dé la reunión de las dos delegaciones con nuestro papa Francisco en el Vaticano, y allí, en estas conversaciones de paz, nos demos todos un abrazo”.

Con perseverancia mantendremos las conversaciones en el marco de las comisiones del proceso de diálogo, buscando consolidar la paz de nuestra Patria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s